The Broken Cord: Michael A. Dorris, antropólogo y escritor americano, escribió el primer libro testimonial acerca de su experiencia, como padre adoptivo, de la crianza de un niño con SAF (Síndrome Alcohólico Fetal).

The Broken Cord, Conexiones Rotas
“The Broken Cord” de Michael A.Dorris, publicado en 1989, narra la historia real de Michael y su hijo con SAF

El libro, titulado “The Broken Cord“, ganó el Premio Nacional del Círculo de Críticos de EEUU, se convirtió en best-seller y consiguió que el Congreso de EEUU aprobase una legislación para advertir de los peligros del consumo de alcohol durante el embarazo.

Recibió mucha atención de los medios de comunicación y despertó la atención y el interés de la sociedad por el Síndrome Alcohólico Fetal.

The Broken Cord” se publicó en 1989, y cuenta la historia real de Michael y su hijo, un niño indio Lakota de 3 años que Michael adoptó cuando tenía 26 años, en una época donde las adopciones de hombres monoparentales eran muy escasas. El niño era ligeramente diferente a los demás, y poco a poco va mostrando que tiene leve retraso mental, tiene déficit cognitivo, problemas de socialización, incluso muestra signos de aparente enfermedad mental. Su padre trata de ayudarlo a superar su discapacidad, pero tiene muchas dificultades, según su padre, es como si el propio niño no quisiera o no pudiera ayudarse a sí mismo, tiene una gran incapacidad para cuidarse y no aprende de los errores. Con el paso del tiempo, Michael descubre que los padres biológicos de su hijo eran alcohólicos, y que todas las dificultades son debidas a la exposición prenatal al alcohol.

Gracias al éxito del libro y a la atención social que despertó, el Congreso de los EEUU aprobó una ley que advertía de los peligros del consumo de alcohol durante el embarazo. El libro ayudó a visibilizar el daño que provoca al feto consumir alcohol durante el embarazo y los efectos tan tremendos que tiene y que duran toda la vida.

En 1992, Ken Olin dirigió una película con el mismo nombre, basada en el libro, con guión de Ann Beckett.

Curiosamente, en 1995, TVE-1 emitió la película doblada. La persona que referenciaba la película, hacía el comentario siguiente: Drama basado en hechos reales, trata de un padre soltero que adopta a un huérfano mestizo con una extraña enfermedad.

Michael Dorris adoptó a dos hijos más que también eran SAF, pero con una afectación un poco mas leve que la de su primer hijo, también tuvo 3 hijas biológicas con la escritora Louise Eldrich.

Michael Anthony Dorris se suicidó el 10 de abril de 1997, a la edad de 52 años, la policía estaba investigando las denuncias de sus hijos por maltrato y abuso.

¿Cómo fue la vida de Michael? ¿Fue tan duro tratar de sacar adelante a varios hijos con síndrome alcohólico fetal? ¿Tenía algún problema?

Michael Anthony Dorris nació en Kentucky, concretamente en Louisville, en 1945. Su padre era Modoc indio y su madre irlandesa. Su padre murió en diciembre de 1946, teniente del ejército, presuntamente en un accidente de Jeep cerca de la frontera austriaca, al menos así se lo contaron al pequeño Michael, que por aquel entonces todavía no había cumplido los 2 años. Su madre, católica practicante, nunca volvió a casarse y Michael vivió toda su infancia con su madre, su abuela y su tía Marion, era un niño muy solitario, se sentía muy aislado y probablemente muy superprotegido, al menos así describe el estado emocional en uno de sus libros semiautobiográfico.

Por otra parte, el tener ascencia india por un lado e irlandesa por otro, le hacía sentirse que no encajaba en ningún ambiente, y se apegó totalmente a los libros, fiel seguidor de la casa de la pradera, fascinado por las narraciones de encuentros entre colonos e indios. Cuando creció, pasaba algún verano en las reservas indias, en Montana, con parientes, pero tampoco se sentía integrado. Tenía ojos verdes y piel pálida, además de un cabello bastante rizado y de color castaño. En definitiva, no se sentía parte de ningún grupo.

Como era un niño muy estudioso, a los 14 años le regalaron una máquina de escribir de segunda mano y comenzó a escribir, llegó a la Universidad, y en su primer intento serio de escritura creativa, recibió una crítica, que le hizo dejar de escribir durante 15 años.

Cuando tenía 22 años, su madre le confió un secreto, su padre realmente no había tenido un accidente, había sido un suicidio. Fue un golpe tremendo para él, pues se sintió abandonado por su padre y nunca pudo entender por qué le había dejado, así que se inventó una historia acerca de como su padre fue asesinado y murió en combate, presentaba la muerte de su padre como la historia que a la familia le hubiera gustado que fuera. También fue el detonante para dedicarse a la antropología y la investigación de la vida de los nativos indígenas americanos.

Cuando cumplió 25 años, no tenía todavía perspectivas de formar una familia y casarse, pero quería un bebé, quería cuidar a un bebé, por lo que comenzó todo el proceso para adoptar un niño nada más convertirse en profesor de Antropología. En 1971, Dorris adoptó un niño indio de 3 años, lo llamó Reynold Abel, y a pesar de que le advirtieron que era un poco retrasado, el pensó que con cuidados, estimulación y nutrición adecuada podría mejorar y recuperarse. En 1974 adoptó a otro chico indio americano de 2 años, al que llamó Jeffrey Sava, y al año siguiente, una bebé de 2 meses sioux, a la que llamó Madeline Hannah.

Con 4 años, Abel, su primer hijo, necesitaba atención constante, pues tenía muy frecuentemente convulsiones bastante violentas, y contrató a un estudiante para que cuidara de sus hijos, aunque discutían constantemente. En 1980, Dorris se fue con el cuidador y los niños a Nueva Zelanda durante un año.

En 1981, Dorris se casa con Kneule, una alumna suya muy brillante y también escritora, que además de casarse con Michael, adoptó a sus 3 hijos. Con Kneule tuvo además 3 hijas biológicas.

A la vuelta, en 1982, Michael Dorris descubrió que su hijo Abel, y probablemente sus otros hijos, pero de una forma más leve, tenía una condición bastante desconocida llamada síndrome de alcoholismo fetal, SAF, era debido a que mientras que estaba en el vientre de su madre, Abel había sufrido un daño cerebral incurable causado por el consumo de alcohol de su madre, mientras estaba embarazada, y que le llegaba a Abel de forma directa, su hijo Abel era el más afectado, pero tanto Jeffrey Sava como Madeline, también tenían trastornos causados por el consumo materno de alcohol durante su etapa prenatal. A pesar de que el Síndrome Alcohólico Fetal es incurable, Dorris se empeñó en que podría mejorar con el esfuerzo necesario, pero el cerebro de Abel estaba muy dañado por el alcohol, de hecho durante los 8 años que Abel estuvo en la escuela, no pudo aprender muchas de las cosas básicas, y tampoco conectó con ninguno de sus compañeros, nunca recibió una invitación para jugar o para ir a una fiesta de cumpleaños. Un amigo de Michael, que había adoptado a una hija india americana con SAF, recordaba como Michael se empeñaba con Abel en que aprendiera las tablas de multiplicar, afirmaba que podía conseguirlo si se concentraba suficientemente, aunque precisamente eso es lo que nunca podría hacer.

Nada más casarse, Kneule se dió cuenta de que Michael era muy depresivo, la discapacidad de sus tres hijos era solo una parte del problema, los niños a menudo le sacaban de quicio y parece que les pegaba, al menos así lo contaron los niños cuando se hicieron mayores, no trataba bien a sus hijos, pero su ex-mujer nunca lo denunció.

En 1986, envía a su hijo Sava a un campamento de entrenamiento militar, recién cumplidos los 18 años, a Madeline, la envía a un internado cuando cumple 12 años.

En 1992, justo al tiempo del estreno de la película, Abel, que no pudo aprender la señalización del tráfico, murió atropellado por un coche a los 23 años.

En 1994 Sava envía una carta a sus padres con amenazas de muerte y exigiendo dinero, ellos lo denuncian. Sus padres se separan y Michael acude a un centro de desintoxicación para tratamiento por abuso de alcohol. Con la separación de Kneule, entra en depresión profunda. En 1996 se divorcian y el 1997 Michael hace su primer intento de suicidio.

Mientras que Michael estuvo vivo, Kneule nunca habló en su contra, cuando murió, contó que siempre tenía depresiones crónicas, que había intentado suicidarse varias veces, aunque podía ser encantador y convencer a la gente de lo que quería.

En diciembre de 1996, Madeleine con 21 años y dos de sus tres hermanas biológicas, denuncian a su padre, declaran ante la policía y dan detalles de muchos testimonios de abuso y maltrato. Tenía ataques de ira cuando no cumplían sus expectativas y utilizaba violencia física.

En abril de 1997, Michael Dorris consigue su objetivo y se quita la vida.

Actualmente, Jeffrey Sava Dorris está en prisión en el condado de Denver, tiene 45 años.