Emisión del programa en RNE Radio 5   “Entre paréntesis”

11 de mayo de 2018

El doctor Oscar García Algar, uno de los mejores especialistas en España y jefe de neonatos del Hospital Clinic de Barcelona, explica que es el Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal.

Los niños y niñas cuya madre gestante bebió alcohol durante el embarazo, pueden presentar unas características faciales distintivas, problemas de crecimiento y problemas en el sistema nervioso central: estructurales, neurológicos y funcionales, deficiencias cognitivas, deficiencias en el funcionamiento ejecutivo. Algunas de las alteraciones más comunes en los niños y niñas TEAF son: afectación de la memoria de trabajo, dificultades de gestión emocional, déficits de la teoría de la mente, inmadurez, falta de control, que derivan en síntomas como retraso mental, impulsividad, problemas de aprendizaje, problemas de memoria, que a nivel clínico son dificultades que se traducen en trastornos de hiperactividad, déficit de atención, fracaso escolar, problemas de lecto-escritura, trastornos de comportamiento, problemas de socialización.

La forma más grave del TEAF es el SAF, Síndrome Alcohólico Fetal (en inglés FAS: Foetal Alcohol Syndrome). Los niños y niñas con SAF presentan malformaciones morfológicas, especialmente defectos cráneo-faciales, retraso de crecimiento y alteraciones del sistema nervioso central, expresadas principalmente como alteraciones cognitivas, conductuales, de socialización y de aprendizaje.

Hay que concienciar de los riegos del consumo del alcohol durante el embarazo

Es muy importante concienciar de LOS RIESGOS DEL CONSUMO DE ALCOHOL DURANTE EL EMBARAZO y dar a conocer las graves consecuencias que se derivan de dicho consumo. No hay cantidad segura. La mejor recomendación es: si estás pensando en quedarte embarazada hay que evitar cualquier consumo de alcohol, normalmente se tardan algunos días o semanas en confirmar el embarazo y no es seguro para el bebé que durante ese tiempo la madre no haya consumido ninguna cantidad de alcohol.

El alcohol que ingiere la madre va directo al feto a través de la placenta, una cantidad, por pequeña que sea, puede producir daño, por lo que no hay cantidad segura: alcohol cero desde la planificación del embarazo

El nivel en sangre de alcohol en el feto es el mismo que en la madre gestante, por lo que cualquier mínima cantidad de alcohol ingerido, puede provocar un Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal, que puede llevar, en los casos más graves a un Síndrome Alcohólico Fetal.

Gracias a Radio 5, por ayudar en la difusión y sensibilización del TEAF.

Puedes reproducir la entrevista completa pulsando play: